Proceso estándar en una fase

En este caso, en el mismo acto quirúrgico se coloca el implante y a la vez se deja conectado el pilar que queda emergiendo en la boca.

Todo ello puede realizarse mediante cirugía mínimamente invasiva guiada por ordenador, de manera que se obtiene un doble beneficio, por un lado la incisión para la colocación del implante se limita tan solo a 4 o 5 mm por implante y no suele precisar sutura y, al realiza una planificación individual previa por ordenador, aumenta la seguridad de los procedimientos y la protección de estructuras anatómicas sensibles como los nervios de la cara.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies